Consejos Terapéuticos

Semillas oleaginosas

Sesame seeds isolated on white background

En el intento de controlar el consumo de grasas en nuestra dieta en especial identificando aquellas que no son perjudiciales. Si a este buen hábito podemos sumar el consumo de semillas oleaginosas, créeme que estaremos haciendo mucho por cuidar nuestra salud, especialmente en relación a las enfermedades cardiovasculares.

 ¿Qué son las oleaginosas?

Se conocen por este nombre genérico, aquellos frutos que registran en su parte comestible como mínimo un 50% de aceites. Más allá de esta definición técnica, créeme que conoces y consumes más a menudo de lo que crees, algunas semillas de oleaginosas que son sencillamente: deliciosas

Las oleaginosas más consumidas

Sin rodeos, para que compruebes que las conoces bien, señalo mis favoritas: nueces, cacahuates, almendras y semillas de girasol entre otras posibilidades.

A su delicioso sabor (lo que las hace formar parte de las recetas más populares, como por ejemplo esta Tartaleta de nuez con caramelo) se suman otras virtudes no menores, como su facilidad de conservación, versaltilidad a la hora de consumirlas y rico aporte nutricional.

Grandes beneficios en pocas líneas

Como el tema nos interesa y mucho, ampliaré con detalle acerca de este punto en un próximo post. Pero, no cierro el presente sin hacer una reseña de pocas líneas, que deje claro que el consumo de semillas de oleaginosas, se asocia con…

  • Aliviar la inflamación
  • Combatir la oxidación celular
  • Reducir los niveles de colesterol
  • Minimizar riesgo de enfermedad coronaria

Te invito a estar pendiente, porque vale la pena profundizar en los resultados de las últimas investigaciones en relación a este tema, que no dudes conseguirán “abrir” tus pensamientos e iniciar el camino de un cambio de hábitos saludable.