Trastorno Alimenticios

Síntomas de bulimia en niños

Woman' s feet on weighing scale

La mayoría de las personas, en especial los padres y madres, creen que los trastornos alimenticios más tristemente célebres (la bulimia y la anorexia nerviosa) son sólo “patrimonio” de adolescentes y adultos. Es bueno saber que no es así; los niños también pueden padecer estos problemas y en tanto antes sean detectados habrá más y mejores oportunidades para controlarlos.

¿Qué es la bulimia?

En lugar de morirse de hambre, las personas que tienen bulimia nerviosa, ingresan en un ciclo que se resume en dos acciónes: atracón (de comida) y purga. Eso significa que lo harán en exceso (es decir, comerán una gran cantidad de alimentos, como uno o dos  litros de helado, una bolsa grande de patatas fritas, una caja de galletas en 2 horas o menos…), y luego purgarán  (tratar de deshacerse de lo ingerido, generalmente vomitando pero también podría ser tomando laxantes o haciendo mucho ejercicio para quemar las calorías), por lo general en secreto y en este último caso hasta llegar a niveles de agotamiento muscular muy peligrosos.

¿Por qué se instaura?

Las razones podrían ser muchas, pero en líneas generales los niños que tienen bulimia pueden sentir que no pueden obtener el control sobre lo que comen o otras cosas en sus vidas. Los atracones y las purgas puede ser una manera para que ellos tengan cierto control.

Los niños a veces desarrollan bulimia cuando algo nuevo o estresante entra en sus vidas, como mudarse a una nueva ciudad o el divorcio de los padres. Los niños con bulimia a veces pueden ser más difíciles de detectar que los niños con anorexia, ya que su peso está a menudo en un rango saludable y su apariencia no llama la atención.

Síntomas o señales de alerta:

  • Excusas para ir al baño inmediatamente después de las comidas
  • Comer enormes cantidades de comida sin aumentar de peso
  • Uso de laxantes o diuréticos sin conocimiento de los padres
  • Retirarse antes, no querer asistir o tener extraño comportamiento en las bodas u otras actividades sociales o familiares como cumpleaños o bautizos.