Trastorno Alimenticios

Tipos de obesidad dependiendo de la distribución de la grasa

Depositphotos_44476377_l

Una de las formas de dividir los tipos de obesidad es teniendo en cuenta las zonas del cuerpo donde se acumula la grasa, ya que los efectos negativos serán diferentes.

En primer lugar tenemos la obesidad androide o abdominal, que es más conocida como forma de manzana y es más típica de los hombres, aunque algunas mujeres también siguen dicho patrón. En este caso la acumulación de grasa se produce sobre todo en el tórax, el abdomen e incluso los hombros, el cuello y la cara. Dado que la grasa rodea a órganos internos como el corazón, el hígado y los riñones va asociada a más probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, cálculos y una mayor mortalidad. De todas formas parece que quienes padecen este tipo de obesidad pierden peso más fácilmente a través del ejercicio y las dietas que cuando la grasa se concentra en otras zonas.

Por otra parte tenemos la obesidad ginoide, es decir, en forma de pera. Es más frecuente en las mujeres y la grasa se almacena especialmente en la zona de la cadera y los muslos, lo que conocemos como cartucheras. Se trata de un tipo de obesidad que no tiene tantas consecuencias negativas como la obesidad androide porque no afecta a los órganos internos, pero sí que puede producir algunos problemas de circulación y afectar a las rodillas. Además, aunque es menos peligrosa que la obesidad androide, resulta más complicado perder grasa.

De todas formas, sea cual sea el tipo de obesidad, lo importante es hacer una dieta adecuada baja en grasas y azúcares con ayuda médica para perder el exceso de kilos y reducir las consecuencias negativas. También es fundamental aprender a comer bien de por vida y evitar la vida sedentaria, un problema cada vez más frecuente incluso en los niños.