Consejos Terapéuticos

Tipos de reacciones adversas a los alimentos

tipos reacciones alergias

Es significativo ser capaces de distinguir las reacciones adversas que nos generan algunos alimentos. No es lo mismo una alergia, una intolerancia a un elemento, una aversión o una intoxicación. Es verdad que todas son repuestas anormales atribuibles a la ingestión de determinados alimentos, pero no son exactamente lo mismo.

Estas confusiones hacen que muchas veces las personas incurran en muchas imprecisiones. Por ejemplo, es un error decir: “soy alérgico al gluten” o “tengo alergia a la lactosa”. Si estamos interesados en la materia, siempre es recomendable hacer el curso dietética y nutrición para profundizar en el tema y conocer las características de las diferentes reacciones adversas a los alimentos.

Lo fundamental es distinguir principalmente entre dos grupos: las reacciones tóxicas y las que no lo son. Las reacciones tóxicas se producen con una intoxicación, mientras que en el otro caso distinguiremos entre alergias, aversiones e intolerancias.

Reacciones tóxicas

Se caracterizan principalmente porque pueden sucederle a cualquier persona. Siempre que se coma un alimento o un ingrediente tóxico, puede producirse. La causa de la reacción tóxica se encuentra en la sustancia y es peligrosa para cualquiera.

Además hablamos de reacciones dosis-dependientes, o sea, que las manifestaciones aumentan su intensidad cuanta más cantidad se ingiere. 

Ejemplo: A todo el mundo nos puede producir problemas consumir las toxinas que los microorganismos generan en las comidas, o también las que pueden surgir por la contaminación en los alimentos.

Intolerancias

Las intolerancias se producen en determinados individuos. Se producen manifestaciones clínicas ante la ingesta de una determinada dosis de un alimento que no se darían en otras personas. Es decir, una persona sin intolerancia puede soportar esa dosis sin problemas.

Ejemplo: La lactosa genera manifestaciones negativas (que se corresponden a la cantidad ingerida) sólo en aquellos individuos con intolerancia a la lactosa.

Alergias

Tienen un origen inmunológico. Se trata de reacciones exageradas de nuestro cuerpo como resultado del consumo de un alimento. Las alergias alimentarias se dan en personas que ya habían consumido antes ese alimento. Llamamos a este fenómeno la sensibilización previa. Quienes están ya sensibilizados, pueden sufrir una alergia alimentaria incluso con pequeñas cantidades.

Las alergias sólo afectan a quienes están predispuestos a estos mecanismos. Todos los alimentos son susceptibles de desencadenar una posible alergia. Los más típicos son el pescado, el huevo, la leche, los frutos secos y el pescado.

No hay una relación dosis-respuesta en las reacciones alérgicas. Pequeñas dosis pueden dar una reacción clínica exagerada. 

Ejemplo:  La respuesta a la ingesta de un alimento, como el huevo, puede ser exagerada si existe una sensibilización previa.

Aversiones

Las aversiones se ajustan a aquellos casos que se producen por el rechazo y la intolerancia psicológica al alimento. Esto se produce por emociones asociadas a determinados alimento, pero que no se dan cuando dichos alimentos están enmascarados. O sea, nuestro motivo es “conocer” que estamos consumiendo ese alimento. 

Ejemplo: Si tienes aversión a la zanahoria, rechazarás las comidas con zanahoria si sabes que lleva ese ingrediente. Si está oculta y lo ignoras, no se producen los síntomas.