Consejos Terapéuticos

Tomar un café

Steaming cup of coffee

Para una amplia mayoría de nosotros, el café es parte del tejido de la vida cotidiana. Puede ser un ritual de la mañana, a media mañana me recogiera, o un pequeño placer después del almuerzo o de la cena. Siempre versátil, el café además es sinónimo de disfrute tanto en soledad como con amigos.

¿Es saludable o no tanto?

¿Ese pequeño placer ha de hacernos sentir culpables? Para nada: la verdad es que el café es una opción de bebida segura y natural. De hecho, un cuerpo emergente de la investigación científica creíble sugiere que el café puede tener un papel preventivo en varias enfermedades, incluyendo varios tipos de cáncer, la diabetes y enfermedad de Parkinson para nombrar unos pocos.

Aporte nutricional

El café tiene un interesante número de minerales: presenta trazas de tiamina, niacina, ácido fólico, fósforo, magnesio, manganeso y es una buena fuente de potasio, ácido pantoténico y riboflavina. Una taza pequeña de unos 200 cc de café recién preparado puede contener entre 2-4 miligramos de sodio, pero curiosamente la mayor parte de ese  contenido de sodio proviene del agua utilizada para preparar el café.

Muchas opciones para disfrutarlo

Y quedo con la promesa de compartir comentarios sobre ellas, aprender sus ventajas, sus diferencias y cuándo es mejor optar por unas u otras posibilidades.  Algunas de esas opciones son muy conocidas, como por ejemplo: café descafeinado, café instantáneo, café orgánico, café “expreso”, café soluble, café con aditamentos, café “naturalmente” descafeinado, entre otras posibilidades.

Por el momento  disfruta de la confusión y tan sólo imagina el aroma proveniente de una taza de café como la que vemos en la imagen de portada  y te invito a estar pendiente de todo los que nos queda aún por aprender juntos.

  • Pingback: Usos especiales para el café molido » Blog Bricolaje