Trastorno Alimenticios

Trastornos alimenticios no específicos

Depressed woman

No son menos graves ni más fáciles de llevar: cargar con estos trastornos a veces significa más angustias y menos certezas para familias y pacientes.

Ellos y ellas, en estos casos,  luchan casi a ciegas cuando no hay un diagnóstico claro que responda a algún modelo “clásico”, tales como la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa.

¿De qué estamos hablando?

Por una parte, se reconocen dos tipos de trastornos alimenticios claros y distintos:  la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. Pero por otra parte, si una persona está luchando con cualquier tema alimenticio tanto desde sus pensamientos, sus sentimientos o un trastorno de conducta, pero no tiene todos los síntomas de la anorexia o la bulimia, esa persona puede ser diagnosticada con un trastorno alimenticio no especificado.

¿Cómo saber en qué situación se está?

Puede decirse que se está ante un trastorno no específico de alimentación, por ejemplo en los siguientes casos:

  •    Una persona puede cumplir con todos los criterios diagnósticos de la anorexia nerviosa excepto que, a pesar de la pérdida de peso significativa, el peso actual de la persona aún está en el rango normal.
  • Una persona puede cumplir con todos los criterios diagnósticos para la bulimia nerviosa se cumplen excepto que el comer en exceso y los mecanismos compensatorios inapropiados ocurren con una frecuencia de menos de dos veces por semana o por duración inferior a 3 meses.
  • La persona podría utilizar conductas compensatorias inapropiadas, aún siendo un individuo de peso normal y  después de comer pequeñas cantidades de alimentos (por ejemplo, provocación del vómito después de que el consumo de dos galletas). Esta variante se llama a menudo trastorno de purga.
  • La persona puede masticar y escupir varias veces, pero no está tragando ni consumiendo grandes cantidades de comida.

Los ejemplos señalados anteriormente ilustran apenas la variedad de formas en que los trastornos alimentarios pueden  manifestarse, pero esta lista de ejemplos no proporciona una imagen completa de las muchas maneras diferentes que pueden ocurrir síntomas del trastorno alimentario.

Ante cualquier sospecha, lo más importante es poder dominar el miedo, pensar con claridad y serenidad, asesorándose con profesionales expertos en estos problemas.

  • Vivian

    Está claro que si tienes a alguien con esta enfermedad hay que vigilar muchísimo y rodearse de los mejores profesionales