Trastorno Alimenticios

Trastornos alimenticios, signos y señales de alerta

img5

No es un tema sencillo, pero dada la magnitud que pueden adquirir estos trastornos alimenticios, como bulimia y anorexia entre otros, siempre es pertinente abordar el tema desde distintos enfoques. Hoy nos concetramos en lo que señala el título: signos, señales, alerta.

Puede ser difícil de identificar trastornos de la alimentación, ya que las personas que los padecen son a menudo muy reservadas, y viven tratando de ocultar sus actividades a los amigos y miembros de la familia. Hay algunas señales de advertencia, sin embargo,que podrían indicar que alguien está sufriendo de un desorden alimenticio. Si notas estos síntomas de trastornos de la alimentación en alguien que conoces, es posible que desees hablar con él o ella sobre eso. Ten en cuenta, sin embargo, que los trastornos alimentarios son muy complejos, involucran profundos temas emocionales, e incluso si tienes buenas intenciones, puede encontrar con cierta resistencia cuando se intenta ayudar.

Signos más evidentes

Como es de imaginar, muchos signos de trastornos de la alimentación están relacionados con el peso y la comida. Si alguien pierde peso rápidamente sin una causa médica, esto puede ser una mala señal. También puede observar a alguien dramáticamente restringir su ingesta de calorías, comer sólo alimentos “seguros”, o caer en los rituales alimentarios. Muchas personas con trastornos de la alimentación también tratan de evitar situaciones sociales que implican los alimentos, y puedes escuchar frases como “ya comí” o “voy a comer más tarde.” En el caso de un trastorno por atracón, los signos incluyen comer grandes cantidades de alimentos a la vez, y a menudo tratar de ocultar el evento.

Signos menos evidentes

Muchos signos de trastornos de la alimentación también se puede reflejar en el estado de ánimo de las personas. Aunque muchas personas encuentran la dieta y el ejercicio como temas interesantes de discusión, una persona con un trastorno de la alimentación puede llegar a ser obsesiva, estará hablando de estos temas todo el tiempo, y haciendo alarde de su “dieta saludable”. También es común escuchar matices autodestructivs por parte de las  personas con trastornos de la alimentación, incluyendo comentarios sobre la insatisfacción con el propio cuerpo o la vida.