Trastorno Alimenticios

Trastornos alimenticios: síndromes inespecíficos

Caught Munching

Son como conductas extremas a los que no hay que acercarse jamás…

Créeme, es posible  disfrutar sanamente de alimentos deliciosos, sin caer el los perversos trastornos alimenticios , tan difíciles de combatir y en algunos casos de diagnosticar. Hay trastornos alimenticios  muy conocidos y otros menos conocidos (como Diabulimia, Permarexia y Drunkorexia, de las que hablábamos hace unos días).

Pero también hay problemas que se catalogan como síndromes inespecíficos y no son menos complejos de detectar y de tratar. Entendimos oportuno dedicar espacio a conocer dos de los más difundidos…

Síndrome del comedor nocturno

Estas personas consumen muy pocas calorías en la primera mitad del día ya que no sienten apetito, pero con el correr del día la sensación de hambre aumenta, sobre todo hacia la noche. Tienen ingestas excesivas de alimentos en la cena o después de ella, e incluso varias veces una vez que fueron a dormir.

El hecho de comer grandes cantidades de alimentos, en especial hidratos de carbono, provoca que el organismo ponga todo su esfuerzo en la digestión con lo que se altera el sueño. Las personas que padecen este trastorno se caracterizan por tener un alto grado de ansiedad que tratan de canalizarlo a través de la comida.

Síndrome del comedor selectivo

Lo padecen personas que se alimentan durante un período mínimo de diez años sobre la base de una decena de alimentos solamente. Esto trae como consecuencia una carencia de determinados minerales, vitaminas y otros nutrientes. Generalmente, esta selección de los alimentos está relacionada con trastornos obsesivos compulsivos de la personalidad.