Consejos Terapéuticos

Trucos y consejos para el menú escolar

lanchera

Seguro todos los días pasas por esa experiencia típica:  ¿qué pongo en la lanchera en el día de mañana? A todas y todos nos ha pasado: queremos variar, queremos ser prácticos, queremos ser eficientes y sobre todo… queremos que el niño coma la comida y no la tire o “canjee” con otros compañeros.

Así de simple amigos: quien escribe aquí es madre y docente. Y he visto innumerables veces, que aquellos padres que se empeñan sólo en el menú nutritivo y balanceado, obtienen el opuesto a lo que desean casi todos los días, pues sus hijos, ansiosos por algo más rico de vez en cuando, se vuelven precoces negociantes, canjeando algunos de los alimentos o todos con sus compañeros.

Por ello, mis  primeros consejos para este primer post, no son de índole nutricional, sino de sentido común (perdón a los nutricionistas profesionales, pero ya os expliqué sólo me baso en años de experiencia de comedor escolar).

  • No te esclavices ni te sientas culpable por no hacer todos los días el menú más sano y balanceado: recuerda siempre que tus hijos sólo almuerzan ( o a lo sumo meriendan) en la escuela y que todo lo relativo a comer sano y variado puese implementarlo cada noche, en tu presencia.
  • Procura un menú práctico que siempre contenga algo de eso que les gusta tanto a los niños, aunque a nosotros no tanto. Eso hará que ellos acepten tu propuesta con más agrado.
  • No llenes esa lanchera de comida: la mayoría de los niños desea almorzar rápido para ir a jugar, por ello las comidas portables que no necesariamente incluyen cubiertos son una buena idea.

En el próximo post, van directamente las sugerencias de menú.