Consejos Terapéuticos

Un buen desayuno mejora el potencial para aprender

desayuno continental

Los niños y adolescentes que desayunan son más propensos a asistir a la escuela y están mejor preparados para afrontar los retos de aprendizaje. El desayuno proporciona el combustible del cerebro para la concentración, la resolución de problemas, y la coordinación muscular (por ejemplo, imprescindibles habilidades de motricidad fina, como la escritura).

Los niños que habitualmente comienzan el día en la escuela con hambre no pueden alcanzar su potencial de aprendizaje. Este patrón puede disminuir el éxito académico de un niño y es algo comprobado una y otra vez por generaciones de maestros y maestras.

¿Puede mejorar la salud el hábito del desayuno?

La investigación ha demostrado que las personas que disfrutan de un desayuno nutritivo tienen más probabilidades de lograr un peso saludable y tener un menor riesgo de enfermedad cardíaca. Los datos de cientos de instituciones dedicadas a este tipo de investigaciones a lo largo y ancho del mundo, aseveran que el consumo del desayuno se asocia con un mayor aporte de vitaminas, minerales, fibra y carbohidratos, además de menos de grasa total, grasa saturada, calorías y colesterol durante el día.

Además, las personas que disfrutan el desayuno tienden a participar en una mayor actividad física. Haciendo tiempo para el desayuno, será más fácil  comer las porciones recomendadas de frutas, verduras y granos integrales por día que son importantes para la optimización de su salud.