Grasas

Un poco de chocolate sí es bueno

Depositphotos_15887785_xs

¿A quién no le gusta el chocolate? Pocos pueden decir no a este alimento, y es que el chocolate tiene un sabor irresistible y además muchos nutrientes esenciales para el organismo.

En el  mercado encontramos diferentes variedades, como el negro, con leche y el blanco, que a su vez se pueden combinar  con otros productos como los frutos secos y las mermeladas de frutas.

El chocolate se puede tomar solo, en helados, tartas, postres, a la taza, en salsas para acompañar la carne, etc.

Debemos tomar chocolate con moderación, es decir, un par de cuadraditos cada día. Si no tenemos problemas de glucosa, colesterol o sobrepeso, no supone ningún problema.

Beneficios del chocolate

El chocolate es un alimento que nos llena de energía y nos aporta magnesio y potasio, muy recomendado para los deportistas, ya que previene los calambres. Asimismo es rico es otros minerales como hierro, calcio, fósforo y cobre, fundamentales en la dieta.

Cuando lo consumimos hace que nos sintamos muy bien. Esta sensación de bienestar se debe a su contenido en feniletilamina, que además combate la depresión.

El chocolate posee propiedades antioxidantes frente a los radicales libres gracias a su contenido en polifenoles. Se ha demostrado que el chocolate, siempre que se tome con moderación, es bueno para el corazón, ya que los flavonoides ayudan a evitar el congestionamiento de las arterias.

Precauciones

A pesar de todas sus ventajas el chocolate es rico en hidratos de carbono procedentes del azúcar, por lo que las personas con problemas de peso o diabetes deben evitar su ingesta. También contiene bastantes grasas saturadas, por lo que en casos de colesterol se debe tomar sólo de forma ocasional y en pequeñas cantidades.

Debemos tomar chocolate con el mayor porcentaje de cacao posible, ya que contiene menos azúcares que los mezclados con leche, por eso cuanto más amargo sea su sabor también más saludable será.