Consejos Terapéuticos

Un té para cada cosa

tea ceremony. Green tea, flower and teapot

Aún no vienen las buenas temperaturas primaverales en la medida que las esperamos, de hecho, en algunas zonas aún nevó en días pasados. Pero hay que ver el lado bueno: hemos podido seguir regalándonos esa pausa sin igual que es beber un té.

Si estamos mal, viene bien un té… y como dice el título algunos de ellos son especialmente recomendados en determinadas circunstancias. Te invito a aprender un poco más…

Té Blanco

En muchos países se le conoce por un nombre que va muy bien con su personalidad: se le llama el “elixir” de los emperadores. No es precisamente uno de los que más abundan ni es de los más consumidos, en parte porque no es barato. Proviene de una planta llamada Camellia sinensis.

Si tienes oportunidad de invertir, créeme que vale la pena, ya que estamos hablando de un producto que se procesa en base a las hojas y brotes más tiernos y jóvenes de la planta.

El punto clave es que se trata de un té que no ha pasado por procesos de oxidación y por tanto es más que interesante su potencial antioxidante. Se recomienda dejar un tiempo de infusión mínimo de cinco minutos y un máximo de 8, siendo una temperatura óptima del agua unos 75º C.

Té Verde

Es una excelente opción para quienes toman un té todos los días. Se realiza en base a las hojas y los brotes  recién cortados por lo que conserva también un buen potencial antioxidante en razón de que  se mantienen intactos sus aceites naturales.

Una nota aparte para su buen sabor, que es delicado y pleno de matices, variando un poco según las marcas. Se recomienda un  breve tiempo de infusión, no más de 2 minutos y la temperatura del agua en el entorno de los  70ºC.

Té azul

Originario de China, se trata de un té semi-oxidado, no tan bueno en ese sentido como los anteriores, pero mejor que el clásico te negro.

Se recomienda especialmente para la pausa de la tardecita.

Té Rojo = Té Negro (en occidente)

Se caracteriza por un sabor fuerte y sin duda es el más consumido en Occidente. Este tipo de té se recomienda especialmente para la mañana.

La elección la haces tú. Queda claro que no necesitas tener lo mejor en  estilos de juego de té,  para que el placer de beber un buen té, se convierta en algo muy especial.