Consejos Terapéuticos

Cómo optimizar el uso del congelador o freezer

Como calificaba en un post anterior que te invito a releer, reutilizar alimentos se trata de un arte más que de una destreza y en tiempos de crisis (presentes o futuros) puede ser una diferencia importante, créeme. Prometí que compartiría lo que he aprendido al respecto a través de mi propia experiencia y aquí comienzo por el primer grupo que genéricamente podríamos agrupar bajo la frase:

  • Sacar buen partido del congelador o freezer.

1. Cuando cocines una comida que sea suficientemente grande para tener sobrantes, sigue adelante y congela de inmediato (es decir recién cocinada, pero tan pronto se enfríe razonablemente para evitar la congelación de vapor). La comida sabe mejor, y no tendrás que comer lo mismo tres noches seguidas.

2. Cuando congeles salsas o sopas en bolsas de plástico especiales para congelar, exprime el aire tanto como te sea posible antes de sellar la bolsa.  Amontónalas una sobre otra, para que no ocupen tanto espacio en el congelador.

3. Guarda una gran cantidad de limones y limas, exprimiendo su jugo en bandejas de cubitos de hielo y guárdalas congeladas para más adelante.

4. Las frutas como las uvas, plátanos y fresas se pueden congelar. Extiende las frutas en una bandeja de congelación para que no se queden pegadas, antes de envolverlas.

5. Si te sobra buen vino, se puede congelar en bandejas de cubitos de hielo, y luego añade a platos de carne a fuego lento o salsa de espaguetis.

6. Si te preocupa el problema de que las hojas de albahaca, perejil y otras plantas aromáticas se marchitan sin que las llegues a usar, he aquí la solución: las lavas bien, las extiendes en una bandeja y las colocas unos 30 minutos en el congelador. Pasado ese tiempo las sacas para despegarlas y luego las vuelves a introducir por un par de horas. Cuando quedan rígidas las guardas en un recipiente con tapa y las tienes a mano en la nevera durante el tiempo que quieras.