Verduras

Verduras: la acelga y la berenjena

spoon with grilled eggplants preserved

Comenzamos hoy una serie de posts en la que intentaremos desgranar cuales son las características más positivas de los diversos ingredientes que componen nuestras recetas. Intentaremos hacer la glosa de grupos alimenticios, hoy le toca su turno a las verduras.

Hay que empezar diciendo que no deben faltar nunca de nuestra dieta, sus vitaminas, antioxidantes  y sabor son la mejor medicina ante la enfermedad. Igualmente, no hay dieta que las excluya, por lo tanto sirven para mantener la línea.

Comentemos pues, para empezar, las propiedades de las acelgas. Contienen un 91% de agua y muy pocas calorías. También suponen un importante aporte de hidratos de carbono y fibra. Contiene altas cantidades de vitamina A y C (en menor cuantía).

Es un potente anticancerígeno, reduce el estrés, es diurética y laxante. Estimula el tiroides, el sistema inmunológico y mejora la visión y la fuerza de pelos y uñas.

La berenjena contiene un 90 % de agua, fibra (tomada con piel) y muy pocas calorías, de ahí que se aconseje para las dietas de adelgazamiento. Aporta vitaminas E, A, C, B1 y B2. En minerales es también muy rica aportando hierro, calcio, fósforo y potasio. También es una importante fuente de ácido fólico por lo que es recomendable su ingesta para las embarazadas.

Se recomienda su uso para mejorar la circulación, el colesterol, la arterioesclerosis y estimula la eliminación de grasas durante la digestión.