Verduras

Verduras: la mejor manera de cocinarlas

Chef cooking wok

Las verduras son uno de los alimentos más saludables: están llenas de vitaminas, minerales y otras sustancias que nuestro cuerpo necesita. ¿Cuál es la mejor opción para cocinarlas?

¿Cómo obtener de ellas un rendimiento óptimo y una inmunidad sólida? Las personas que comen verduras de manera regular, según rigurosos programas de investigación, disminuyen el riesgo de contraer muchas enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

¿Cocidas o crudas?

La mayoría de los expertos en alimentación coinciden en señalar que consumirlas crudas es lo más recomendable y cuanto más frescas mejor. Pero hay algunas verduras, -como el caso de las patatas- que no son “amigables” para este tipo de consumo. Otras veces la opción de cocinarlas se toma en función de quien las va a consumir, por ejemplo es claro en el caso de un bebé.

De todos modos, se coincide en afirmar que más importante que cómo se cocinan las verduras, lo importante es que no se dejen de incluir en la dieta en una cantidad y frecuencia apropiadas para cada edad.

Salteado de verduras

La palabra viene del término francés  sauté  y se  refiere a la manera en que se comportan las verduras colocadas en una sartén caliente y ligeramente engrasada: tienden a saltar. Saltear es una manera rápida y fácil de cocinar las verduras con relativamente poco aceite. Con este procedimiento las  verduras conservan sus vitaminas y minerales, así como el sabor y el color y se recomienda especialmente para  las verduras tiernas, como los espárragos, las alcachofas del bebé,  pimientos, cebollas y champiñones.

Aquí comparto una receta en la que se emplea esta técnica, se trata de las riquísimas verduras en camisa.

Verduras al vapor

Es uno de los métodos más sanos para cocinar verduras, altamente recomendado para ancianos y personas con anorexia o a quienes tengan limitado al mínimo el consumo de grasas y aceites. Las verduras se colocan en recipientes especiales de modo que queden en contacto con el vapor que proviene de una olla hirviendo. Si no tienes un recipiente de este tipo, se puede improvisar la fabricación de uno, colocando un colador metálico sobre una olla de agua hirviendo, siempre que el tamaño de estos sea compatible.

Éste método se recomienda especialmente para el caso de verduras de hoja, tales como acelga y espinaca.