Consejos Terapéuticos

Vino blanco, cómo servirlo paso a paso

Pouring wine

Servir muy bien un vino blanco no es sólo abrir una botella y colocarlo en una copa…

Si quieres agasajar a tus invitados como se merecen, hay que prever los detalles y seguir una especie de “protocolo” que te garantiza hacerlo como se debe. Toma nota, vale la pena.

Las precauciones…

  • Coloca el vino blanco en el frigorífico entre  2 a 4 horas antes del momento de servir.
  • Retira la botella entre 20 a 25 minutos antes de servir.
  • Retira la lámina de la parte superior de la botella.
  • Sosténnga la botella en un ángulo de 45 grados de distancia de tu cara. Si vas a abrir un vino blanco espumoso, quite la “jaula” de alambre por destorsión del mismo. Mantén una mano sobre el corcho a medida que sacas la jaula (a veces sucede que saltan tan pronto quitas la jaula y esto no puede provocar un accidente). Los vinos espumosos blancos contienen carbonatación y al liberar la presión esto podría pasar. Gira lentamente el corcho con una mano mientras sostienes la parte inferior de la botella con la otra mano, tirando lentamente el corcho mientras giras. (un sacacorchos ayuda a agarrar el corcho.)

Al momento de servir…

  • Llena un vaso o la copa  de vino hasta la mitad con el vino elegido. Sostén el fondo del vaso o la copa por el vástago. Lo que tratamos de evitar es que el calor de la mano se transfiera al vino.
  • Para conservar la temperatura óptima, se recomienda colocar una capa de unos 10 cm de cubos hielo en un cubo bien presentado, que pueda quedar en la mesa o en sus cercanías. Coloca la botella de vino en el interior y agrega más hielo alrededor de los lados del cubo hasta que el mismo esté casi lleno. Añade agua fría y deja el vino en el cubo para mantenerla fría.
  • Inserta el corcho en la botella (si gira el corcho al revés de la forma en que fue quitado, será más fácil volver a insertarlo).

Sigue estos pasos, dale sentido a tu vida y planea una cena especial. Lo demás… ¡vendrá solo, no lo dudes!