Consejos Terapéuticos

Vitaminas imprescindibles para crecer sano y fuerte

Vitaminas imprescindibles para crecer sano y fuerte

Vitaminas, imprescindibles para crecer sano y fuerte. Resultará obvio pensar que al mencionar “crecimiento” estamos más que nada pensando en la correcta y más oportuna alimentación de niños y jóvenes. Pero no todo se limita a ellos y ellas: las vitaminas son siempre bienvenidas a toda edad, sucede que el gasto de energías en los más jóvenes suele ser mayor, por su “agitada” vida diaria, porque hacen muchos deportes etc.

Lo cierto es que para nosotros -como padres y madres- es una prioridad sostener una dieta rica en estos factores vitamínicos, porque además de asegurarnos que nuestros hijos tendrán toda la fuente energética que necesitan, habrá suficiente también para su crecimiento; preocupando en particular el aumento de masa muscular que -por cierto- requerirá y mucho.

Pero… ¿de qué vitaminas estamos hablando exactamente y dónde las encontramos?, podemos señalar que de las muchas que se podrían citar las que se consideran como imprescindibles o vitales son: vitamina A, vitamina D, el ácido fólico, la  B12 y la B6. A ellas, se suman otros también muy importantes: la Riboflavina, Niacina y Tiamina

Algo que muchas personas se preguntan es si es lo mismo tratar de obtenerlas desde alimentos o a través de compuestos comprados en farmacias. Si bien la concentración o niveles vitamínicos suelen ser más concentrados en éstos últimos, sólo debería dejarse esta opción en caso de prescripción médica o para aquellas personas que por algún motivo no pueden consumir alimentos convencionales.

No dudes que el hecho de sostener una dieta saludable, que además de las mencionadas vitaminas aportará fibras, proteínas y otros nutrientes ricos y a la vez complementarios, es la mejor opción.

¿Qué alimentos son los más recomendados? Las más recomendadas, las “reinas” de las vitaminas, sin duda las hablamos de las frutas y verduras. A ellas se suman, huevos (ricos en proteínas), leche y sus derivados y carnes especialmente nutritivas, como por ejemplo pescados e hígado.