Lacteos

Yogur búlgaro

Yogurt in clay pot

Quienes lo conocen bien y lo han probado ya, lo definen como un producto único en el mundo, y de hecho, lo es. El yogur búlgaro es una de las cosas que hacen los búlgaros, que les hacen sentir más orgullosos en términos gastronómicos, porque es verdad que se trata de un producto de su exclusiva invención que se ha constituido en parte de su patrimonio que se remonta a muchos siglos.

¿De qué estamos hablando?

De un yogur de sabor ligeramente amargo, que sin duda el mejor y más sano de todos los productos lácteos que están disponibles para los consumidores de hoy en día. En el mundo occidental se llama yogur búlgaro, pero en su tierra natal, Bulgaria, se llama leche agria. Cualquiera que sea el nombre, este maravilloso alimento probiótico tiene ascendencia impecable  y se cree que ha sido conocido por lo menos desde hace 4000 años.

¿Cuál es su particularidad?

El yogur búlgaro está bajo la categoría general de los yogures que contienen bacterias vivas. Para yogur para ser considerado de la variedad búlgara, necesita ser hecho con dos bacterias específicas desde el arranque, Lactobacillus delbrueckii subespecie bulgaricus (a menudo llamado simplemente Lactobacillus bulgaricus) y Streptococcus salivarius subespecie thermophilus (a menudo abreviado como Streptococcus thermophilus). La mayoría de los yogures contienen estas dos, ya que son  arrancadores excelentes pero lo más habitual en el proceso de elaboración de un yogur es que estén otras bacterias buenas añadidas también.e?

¿Cuál es la clave?

La clave es la combinación particular de bacterias que caracterizará el espesor, la acidez, el sabor y el aroma del yogur. El Streptococcus thermophilus entra en acción primero y prepara el entorno perfecto para el Lactobacillus bulgaricus, que a su vez comience a multiplicarse y reconvierta lentamente la leche en yogur.

Puedes ir pensando ya en hacer ricas recetas, como Mufins con yogur. Mmmm ¡deiciosos!