Verduras

Las zanahorias y la visión, mitos y verdades

zanahoria vision mitos verdades

Durante décadas, padres y madres de todo el mundo hemos animado a nuestros niños a comer sus zanahorias siempre con el mismo y repetido argumento: para tener una visión saludable. ¿Es así de fácil? ¿Es legítimo decir que las zanahorias son a los ojos humanos como la espinaca es a los músculos de Popeye? Bueno…, si así fuera la ceguera no existiría y  sólo se usarían gafas para fines cosméticos.

Mitos y verdades

Si bien hay cierta evidencia que sugiere que comer zanahorias pueden ayudar a mantener las capacidades actuales de la vista, no hay ninguna prueba sólida de que comer zanahorias mejora la vista.

Las zanahorias son ricas en beta-caroteno (provitamina A) que se convierte en vitamina A. En términos de visión, la vitamina A desempeña un papel importante en el mantenimiento de una visión saludable. Cuando el cuerpo se ve privado de la vitamina A hay riesgos de deterioro de la visión y la xeroftalmia (sequedad de la córnea).

Hablar de “ceguera” debido a la falta de vitamina A es una rareza que casi no ocurre en los países desarrollados y se ve de vez en cuando como un problema encontrado en niños de países en vías de desarrollo.

Cuánta vitamina A

Cuidado con consumirla en exceso ya que hay riesgos vinculados a carotinemia, una condición que vuelve la piel de tonos naranja o amarillo.  En cualquiera de los casos, un equilibrio saludable de vitamina A se puede lograr ya sea aumentando o disminuyendo la cantidad de zanahorias en su dieta.

La cantidad recomendada pasa por una ingesta diaria de 1.300 microgramos de vitamina A. Esto significa que comer una zanahoria de tamaño medio le dará más de un 400% de la ingesta diaria recomendada. Debido a que la vitamina A se encuentra en muchos otros alimentos como la leche, los huevos y el hígado, comer zanahorias sobre una base diaria generalmente no es necesario.